Sin categoría

¿Qué es el TLP?

Para empezar, seria bueno saber qué es el TLP (Trastorno límite de la personalidad), tiene muchos nombres, sin embargo el diagnóstico es el mismo. Cabe aclarar que no soy una experta en el tema, sólo soy una paciente, sin embargo voy a tratar de darles la información de fuentes verídicas para que no queden dudas y pueden investigar por su cuenta si es que les interese.

Según el DSM-IV, la característica esencial del trastorno límite de la personalidad es un patrón general de inestabilidad en las relaciones interpersonales, la auto-imagen y la afectividad, y una notable impulsividad que comienza al principio de la edad adulta (adolescencia) y se da en diversos contextos.

Los sujetos con este trastorno pueden llegar a realizar frenéticos esfuerzos para evitar un abandono real o imaginario. Son muy sensibles a las circunstancias ambientales. La percepción de una inminente separación, rechazo o la pérdida de la estructura externa, pueden ocasionar cambios profundos en la auto-imagen, afectividad, cognición y comportamiento.

Presentan cambios bruscos y dramáticos de la auto-imagen, caracterizados por cambios de objetivos, valores y aspiraciones personales o profesionales. Se aburren con facilidad y están buscando siempre algo que hacer.

El estado de ánimo básico de tipo disfórico de los sujetos con un trastorno límite de la personalidad, suele ser interrumpido por períodos de ira, angustia o desesperación y son raras las ocasiones en las que un estado de bienestar o satisfacción llega a tomar el relevo.

Información adicional

La mayoría de las personas con trastorno límite de la personalidad lo pasan muy mal cuando están solos, incluso por periodos muy cortos de tiempo.

Con frecuencia se sienten dependientes y hostiles, de ahí sus relaciones tumultuosas. Pueden depender mucho de las personas cercanas y demostrar tremendos enfados o rabia hacia estas en momentos de frustración. Tienen un bajo nivel de tolerancia a la frustración y gran dificultad para canalizarla de forma adecuada.

Según Marsha Linehan, hay sujetos que nacen con una tendencia biológica a reaccionar más intensamente a niveles menores de estrés que otras personas, y tardan más en recuperarse (esta puede ser una de las causas de este trastorno).

Dentro de la inestabilidad en las relaciones interpersonales, presentan un patrón de relaciones inestables e intensas. Pueden idealizar a quienes se ocupan de ellos. Sin embargo, cambian rápidamente de forma de pensar y pueden pasar de idealizar a los demás a devaluarlos, pensando que no les prestan suficiente atención.

Tienen una necesidad enorme de llevar una vida normal y tener buenas relaciones, pero a la vez, tienen mucho miedo a la intimidad. La tensión entre esta necesidad y el miedo causa ansiedad, culpabilidad y rabia.

Tienen respuestas impredecibles, consistentes en cambios bruscos de humor o repentinas explosiones emocionales. Pueden mostrar sarcasmo extremo, amargura persistente o explosiones verbales. Esta conducta es dañina para la persona con este trastorno y para las personas cercanas, quienes no siempre saben como actuar y pueden pensar que no importa lo que hagan o digan, será dado la vuelta y usado en su contra.

Los sentimientos varían drásticamente en calidad e intensidad de momento a momento, pueden ser tan intensos que lleguen a distorsionar la percepción de la realidad.

Pueden alternar entre sentirse llenos de sentimientos o bloquearse dando una imagen de apatía total y absoluta. Con estos intensos sentimientos o pensamientos de tipo negro/blanco, la desilusión a menudo se convierte en ira, que puede ser dirigida hacia otros, en ataques verbales o físicos, o dirigida hacia uno mismo en intentos de suicidio o conductas autolesionantes.

Es frecuente que los sujetos con trastorno límite de la personalidad expresen ira inapropiada e intensa o que tengan problemas para controlar la ira. Estas expresiones de ira suelen ir seguidas de pena y culpabilidad y contribuyen al sentimiento que tienen de ser “malos”.

La ira y la lógica no se mezclan. El enfado es más fácil que el miedo y les hace menos vulnerables. Cuando un enfermo está alterado, no se puede esperar que actúe con lógica, no porque no quiera, sino porque no puede. Un simple enfado parece igual que uno tremendo y es difícil distinguir.

Los arranques de ira pueden ser aterradores. La persona puede dar la impresión de que está totalmente fuera de control, actuando por impulsos y sin importarle las consecuencias de su conducta. La realidad, es que en ese momento NO LO PUEDE EVITAR, aunque es consciente de que lo que está haciendo apartará aún más a la persona de su lado. Cuando se enfadan con alguien, ese alguien deja de ser una persona con sentimientos, se convierte en el objeto de su odio y la causa de su malestar. Es el “enemigo”, se vuelven paranoicos y piensan que ese alguien les quiere hacer daño, entonces se preparan para demostrar que tienen el control sobre esta persona.

Aunque pueden ser emocionalmente (incluso físicamente) abusivos, es importante comprender que por lo general no intentan hacer daño. Están actuando por un intenso dolor, miedo o vergüenza, utilizando defensas primitivas que posiblemente hayan aprendido hace mucho tiempo.

Destacar que estas personas suelen ser inteligentes, agudas, graciosas e ingeniosas.

Diagnóstico

Los terapeutas utilizan un libro llamado “DSM IV” (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales) para hacer diagnósticos de salud mental. A continuación aparecen los criterios para el diagnóstico del trastorno límite (la presencia de 5 o más puede indicar la existencia de este trastorno):

    Esfuerzos frenéticos para evitar un abandono real o imaginario
    – Patrón de relaciones interpersonales inestables e intensas caracterizado por la alternancia entre los extremos de idealización y devaluación
    Alteración de la identidad: auto-imagen o sentido de sí mismo acusada y persistentemente inestable
    Impulsividad en al menos dos áreas que son potencialmente dañinas para sí mimo
    (Ej..: gastos, sexo, abuso de sustancias, conducción temeraria, atracones de
    comida..)
    Comportamientos intensos o amenazas suicidas recurrentes, o comportamiento de automutilación
    Inestabilidad afectiva debida a una notable reactividad del estado de ánimo (por ej.: episodios de intensa disforia, irritabilidad o ansiedad, que suelen durar unas horas y raras veces unos días)
    Sentimientos crónicos de vacío
    Ira inapropiada e intensa o dificultades para controlar la ira (por ej.: muestras frecuentes de mal genio, enfado constante, peleas físicas recurrentes)
    Ideación paranoide transitoria relacionada con el estrés o síntomas disociativos graves

Hay que tener en cuenta que hasta cierto punto, todos tenemos estas características, especialmente los adolescentes. Estas características deben de ser de larga duración (años), persistentes e intensas para que se pueda diagnosticar este trastorno.

Es importante recordar que hay que tener cuidado a la hora de hacer diagnósticos propios o a otras personas. Un diagnóstico no debe de estar basado en los contenidos de un folleto informativo, una página web ni de un libro. Si cree que usted o alguien que conoce puede tener este trastorno lo mejor es hablar con un terapeuta cualificado.

Muchas personas con este trastorno pueden tener problemas o preocupaciones adicionales como depresión, trastornos de la alimentación, abuso de sustancias, etc y puede resultar difícil aislar lo que es el trastorno límite de la personalidad de otros trastornos.

Tratamiento

Las personas con este trastorno, necesitan comprender su enfermedad y ser tratados correctamente. Para conseguir resultados satisfactorios, se precisan fundamentalmente dos cosas: elevada motivación del paciente y un buen terapeuta. Los pacientes no tratados sufren unas vidas extremadamente dolorosas y destructivas, al igual que sus allegados.

El tratamiento que se debe aplicar es muy complejo, dado que es necesario combinar elementos de diversas terapias para responder adecuadamente a la complejidad del cuadro y adaptarse a las características particulares de cada persona.

De esta forma, se precisa del trabajo de un equipo multidisciplinar (psicólogos, psiquiatras, centros de día o urgencias psiquiátricas), así como de la ayuda de la familia (pieza clave en el tratamiento de este trastorno). En este sentido, es importante dar pautas a las familias para que sepan afrontar los problemas del día a día.

Dentro de los aspectos básicos en la terapia del T.L.P se destacarían:

1. Establecimientos de límites conductuales: Para la comodidad y seguridad del paciente, del terapeuta y de otros, a menudo es necesario establecer unos límites conductuales (manera de acercarse, duración y número de sesiones terapéuticas, de llamadas de teléfono, etc)

2. Mantenimiento de la independencia: Estas personas necesitan ayuda, ya que no han desarrollado los suficientes recursos para hacer frente a las dificultades y situaciones nuevas (no siendo consciente de ello en muchas ocasiones). Sin embargo, es importante no hacer las cosas por ellos para no alimentar su extrema tendencia a la dependencia e intentar que aprendan a hacer las cosas por si mismos de manera adecuada.l

Finalmente, señalar que, afortunadamente, la enfermedad tiende a remitir con la edad. Es decir, suele mejorar conforme el paciente va madurando y reestructurando el pensamiento.

Folleto informativo acerca del Trastorno Límite de Personalidad. Centro Logpsic. 981 622 400 6/6

Sin categoría

Día 13 de 44

25 de Febrero del 2021

Te quiero…

Recuerdo la primera vez que te lo dije y que tú me correspondiste, sentí una descarga eléctrica por todo mi cuerpo, estaba súper nerviosa, pero al mismo tiempo sentí tan natural que mis labios lo dijeran, era como si siempre hubieran dicho quererte desde antes de conocerte.

Ahora estoy aquí encerrada sin saber absolutamente nada de ti, sin saber de ti, sin saber si podré leerte de nuevo estas palabras o si volverá a escuchar de tu boca un te quiero. Me aferro a que ese sentimiento haya sido real y cuando salga al menos podamos seguir en contacto, prefiero ser tu amiga a no ser nada, aunque sea doloroso y claramente no lo que quiero de ti. Te extraño mucho, te quiero, te todo, te Pablo…

Sin categoría

Voldemort

¿Cada cuánto me pensarás? ¿Lo harás? ¿Será bueno mi recuerdo? ¿Sentirás lindo al escuchar mi nombre? ¿Seré tu Voldemort? ¿Seré la que no debe ser nombrada?

Recuerdo que una persona me dijo que no podía identificar quién era mi Voldemort porque yo no hablo mal de mis ex parejas, ni tampoco me cuesta trabajo hablar de ellos, pues realmente, no hablo mucho de ti ¿sabes? Hace poco caí en cuenta que no hablo mucho de nosotros porque nuestra historia es NUESTRA, es el único lazo que sigue existiendo entre nosotros, es lo único que nos queda, y en el momento que esta pase a ser de dominio público dejaría de serlo, sería romper ese lazo que en mi mente creé que aún existe…

Creo que es momento se romper ese lazo, ya no puedo seguir así… ya esto debe terminar, pero te prometo que ni así pasarías a ser mi Voldemort, o eso espero, la verdad no sé que pase ahora que he decido dejarte ir, soltarme de ti, yo sólo quiero verte como una cicatriz que ya no duele, y que al verla te recuerde que la pasaste bien cuando te la hiciste, y que sí, dolió, al final es una herida, pero valió la pena… aún no sé como hacerlo, pero poco a poco espero lograrlo,, porque mi pequeño lobo, ya no puedo seguir como estoy, porque me siento muerta en vida, y tú ya seguiste tu vida, creo que es lo más justo que podría hacer por mi…

Photo by Just a Couple Photos on Pexels.com
Sin categoría

¿Cuántas veces?

¿Cuántas veces será necesario pasar por esto para poder entender que el camino por el que he andado no es el correcto? ¿Cuántas veces serán necesarias sentirme como me siento para entender que no eras el indicado? ¿Cuántas veces deberé pasar por lo mismo para entender que esa no es la respuesta?

Preguntas que claramente aún no les he encontrado respuesta, siempre he creído que si quieres un resultado diferente tienes que hacer las cosas diferentes, y juro que lo he intentado, pero al final el común denominador acaba en TI, y creo que ese es el problema, siempre busco algo o alguien lo más cercano a ti, porque ¿Cómo no lo haría? Sí contigo tengo de los mejores recuerdos que tengo… también los peores, de esos que te marcan la vida y duelen para siempre…

Pero debo comenzar por dejarte ir, romper eso que aún me une a ti, tú ya seguiste tu vida, y ni siquiera sé si aún me piensas o sí aún me recuerdas (dudo que me hayas olvidado) pero, claramente, tú si has seguido adelante, y yo sigo estancada en algo que fue y ya no será nunca más… por favor, dile a tu fantasma que se vaya, por favor dile que no moleste más, dile que ya no quiero nada, porque duele, y duele más que mil agujas en el cuerpo…

Photo by Thiago Matos on Pexels.com

Sin categoría

Día 12 de 44

24 de Febrero del 2021

Se supone que después de 21 días puedes generar o perder algún vicio o al menos eso me han enseñado en diferentes internamientos y hasta dentro de la misma universidad,,, pero este vicio de extrañarte va en el día 11, llevo 11 días sin estar contigo, y se han sentido como siglos, y volverte a ver y ya no me mires con los mismos ojos.. no me dolería, no me sentiría mal, nada eso, me moriría por dentro, simplemente…
Diario te pienso, pienso lo que pudo ser y ahora ya no por haberme descompuesto, por no ser lo que necesitabas y una tristeza profunda, de esas que te hacen querer pausar todo y solo no sentir nada un instante, no pensar por un instante,,,
Pero no puedo engañarme y fingir que no me duele estar sin ti, porque no puedo ni engañarme a mi misma, creo que menos a los demás.
Quisiera que supieras que todo hubiera valido la pena, que neta por muy descompuesta que llegue a estar, espero que me esperes, y podamos seguir juntos…

Photo by cottonbro on Pexels.com
Sin categoría

Muriendo por dentro

¿Qué sucede cuando pierdes las ganas de vivir? ¿Qué pasan con esas ganas? ¿A dónde creen que se vayan? ¿Creen que se vayan a algún sitio o simplemente se esfuman y no regresan? Me gustaría pensar que sólo se van por un corto tiempo y eventualmente volverán, quizá se esconden, quizá empiezan un juego como de escondidillas, dónde esperan cuidadosamente a que les encontremos, para así, sepamos valorarlas, y no perderlas de nuevo, o eso me gustaría pensar…

Porque no entiendo cómo es que solemos ser tan complicados los seres humanos, muchos que no tenemos las ganas, tenemos toda una vida por delante, y quienes las tienen ya no tienen el tiempo ni las posibilidades, es incierto el camino que nos depara la vida, porque por más que uno quiera acabar con ella o seguir, creo que si tenemos algo que hacer en este mundo no queda de otra que tratar de hacer este viaje lo mejor posible y si nuestra camino en esta vida es breve o largo, lo mejor es tratar de hacer el recorrido lo mejor posible o lo mas llevadero, sólo que a veces es muy complicado hacerlo…

Es bien complicado ver las cosas de esa manera, suena muy fácil decirlo, y más escribirlo, para ser honesta me ha costado muchos golpes el simple hecho de entenderlo, aún no lo llevo al 100 en mi vida, pero hago el intento. Supongo que eso es un avance, o al menos eso me gustaría pensar. El ir aceptando que no siempre todo será como nosotros queremos o esperamos, es difícil, pero creo que es lo mejor que podemos hacer.

Photo by Kat Jayne on Pexels.com
Sin categoría

Día 11 de 44

23 de Febrero del 2021

¿En qué momento comenzó a pasar esto? ¿En qué momento dejé de estar aquí y comencé a desconectarme de esta manera? ¿Cómo volver a sentirme igual? Son tantas preguntas que me atormentan desde hace algunos días, pero no logro resolver, no logro contestar, no logro ni siquiera formular una respuesta lógica a todo esto sólo sé que… me gustaría que estas visiones fueran de ti, verte de nuevo a mi lado, despertar junto a ti, ver tu sonrisa cuando me mirabas, ver como reías de mis chistes, pero ya no es así, ahora sólo veo como todo se cae a mi alrededor, como las paredes caen encima de mi, como el piso se mueve y siento que no estoy aquí…

Sí esto lo vemos desde el lado romántico así me siento sin ti, me siento perdida, siento que algo me falta, siento que no respiro, siento un hueco en el alma. Sólo quiero aclarar que esto no es con el afán de culparte, no lo malinterpretes, creme que yo sé que tan responsable soy de toda esta situación.

Lo único que me queda es ver a la ventana, sin moverme, sin sentir que respirar, sin sentir que vivo, y suspirar, suspirar tan fuerte que es lo que me recuerda que sigo aquí. Cabe mencionar que cada suspiro es una letra de tu nombre, y al final del día, como niña de primaría que fue castigada con cientos de planas escribo tu nombre, y ambos sabemos que no es nada corto, te extraño mucho, Bonis.

Espero que al salir sigas ahí, porque si salgo y no estás no sé que tan rota pueda salir después de esta guerra interna que tengo pueda sobrellevar otro adiós…

Photo by Pixabay on Pexels.com
Sin categoría

Síndrome de calcetines en Navidad

Es 24 de Diciembre, tienes al rededor de 10 años aproximadamente, es la cena de Noche Buena, se realiza el intercambio de regalos, y llega a ti un obsequio que se ve bastante prometedor, linda envoltura, buen tamaño, todo pinta un buen obsequio, llega a tus manos, lo pesas un poco y se siente un tanto ligero, pero aún así podría ser cualquiera de las cosas que habías pedido en tu lista de regalos, te piden que tengas calma, tú no te puedes contener la ganas de abrirlo, rasgas con rapidez el papel, encuentras una caja enfrente de ti, la sacudes y sigues sin imaginar que hay dentro, la abres con gran velocidad, y ¡oh sorpresa! encuentras un par de calcetines y una bufanda, sólo te queda sonreír con la sonrisa número 3 de tus sonrisas ya ensayadas de falsa gratitud, y no te queda más que decir gracias.

Ahora, analicemos lo que acaba de suceder, acabas de recibir un obsequio bastante funcional, algo que realmente vas a utilizar, algo que en verdad te va a servir, algo que en verdad necesitas, pero no es lo que quieres, tú quizá querías una Barbie, un carrito de carreras, o una pelota, no lo sé, algo que no necesitas, pero que quieres, pues a veces así somos en nuestras relaciones, así que por favor los invito a que no hagan a nadie sus calcetines, no finjan gratitud porque sean algo que les sirve y no algo que quieren, porque eso duele más.

Photo by Arthur Brognoli on Pexels.com